Slide centro del menor palma de mallorca proyecto orts-trullenque Slide centro del menor palma de mallorca proyecto orts-trullenque Slide centro del menor palma de mallorca proyecto orts-trullenque Slide centro del menor palma de mallorca proyecto orts-trullenque Slide centro del menor palma de mallorca proyecto orts-trullenque Slide centro del menor palma de mallorca proyecto orts-trullenque

centro del menor para el IMAS

concurso

palma de mallorca / 2011

centro del menor para el IMAS

concurso

palma de mallorca / 2011

txt

A partir de una primera decisión que consiste en dar prioridad al espacio libre de la parcela, el nuevo edificio se conforma como un “edificio-valla” que se desplaza hacia perímetro para poder acotar y abrazar un nuevo jardín que se use para el disfrute de los usuarios. De ahí que su volumetría se quiebre y zigzaguee: para no ofrecer ningún plano prioritario, frontal o estático, evitándose así soluciones monolíticas y distantes que pudieran acabar imponiéndose al sitio y a las personas que lo frecuentarán. La edificación, por medio de su forma, que por otro lado permite resolver el complejísimo y delicado programa de necesidades, intenta más bien conformar un telón de fondo para el espacio ajardinado que sea amable y discreto. Y de ahí que se materialice como una empalizada, abstracta y silenciosa que, de alguna manera, reduce su presencia en el jardín. Sobre esa empalizada podrán crecer enredaderas que se encargarán de proteger del sol y de dar privacidad a los espacios interiores.

+info

promotor : IMAS, Consell de Mallorca
arquitectos : marta orts – carlos trullenque
colaboradores : carlos nieto , arquitecto

A partir de una primera decisión que consiste en dar prioridad al espacio libre de la parcela, el nuevo edificio se conforma como un “edificio-valla” que se desplaza hacia perímetro para poder acotar y abrazar un nuevo jardín que se use para el disfrute de los usuarios. De ahí que su volumetría se quiebre y zigzaguee: para no ofrecer ningún plano prioritario, frontal o estático, evitándose así soluciones monolíticas y distantes que pudieran acabar imponiéndose al sitio y a las personas que lo frecuentarán. La edificación, por medio de su forma, que por otro lado permite resolver el complejísimo y delicado programa de necesidades, intenta más bien conformar un telón de fondo para el espacio ajardinado que sea amable y discreto. Y de ahí que se materialice como una empalizada, abstracta y silenciosa que, de alguna manera, reduce su presencia en el jardín. Sobre esa empalizada podrán crecer enredaderas que se encargarán de proteger del sol y de dar privacidad a los espacios interiores.

promotor : IMAS, Consell de Mallorca
arquitectos : marta orts – carlos trullenque
colaboradores : carlos nieto , arquitecto